22.10.13

De momento despegamos.

Un año más nos encontramos en ese momento en el que inevitablemente vamos a tener que construirles un Festival Internacional de cortometrajes y largometrajes. Un festival que ha sufrido recientemente una especie de recombinación genética para tratar de ampliar sus contenidos, todos ellos, venidos desde las zonas más oscuras del ámbito creativo. Todos ellos reflejo puro de las mal disimuladas tinieblas en las que habitamos.
Queridas amigas y amigos, están ustedes siendo protagonistas de una distopía que no hace ni gracia. Eso en Catacumba lo sabemos y por ello, vamos a ayudarles a conjurar todo el desasosiego que ustedes soportan.  Sabemos que llegado este punto encuentran dificultoso seguir concentrados en este texto porque su cerebro anda anquilosado. Porque hace tiempo que no pueden abstraerse en la lectura y algo les impulsa a tener que tributar usando su valioso tiempo como moneda, a las redes sociales y aplicaciones telefónicas . Es uno de los síntomas, no se preocupen, no están solos. De momento insertaremos una sola imagen de nuestro primer acto para que ustedes reciban la información sin tener que esforzarse en demasía y puedan proseguir con sus menesteres cibernéticos. Les amamos y lo saben.

Cartel cortesía de ese amigo de Catacumba. De ese hombre del renacimiento y tío salao que es Don Rogelio.